RSS

Maratón de Barcelona 2013

19 Mar

Por fin llega el momento que he estado esperando. Este año no he estado tan nervioso como el anterior, salvo la última semana; tenía ganas de estar en la salida y empezar a correr y así despejar todas las dudas que inevitablemente surgen cuando vas a enfrentarte a la mítica distancia de 42,195 kilómetros. He cumplido más o menos con los entrenamientos, aunque soy consciente de que me ha faltado alguna tirada larga, he hecho dos medias maratones y una tirada de 24 kilómetros.

El sábado hago el entreno de activación; 25 minutos de trote y unas rectas. Parece que todo está en su sitio, no duele nada y las pulsaciones están controladas. Ducha, cena rica en carbohidratos y todo el material preparado.

El domingo me levanto con tiempo y la sorpresa negativa es la climatología, llueve bastante y hace aire. Desayuno lo mismo que siempre, café con leche y galletas y me paso un buen rato en el lavabo, no quiero que quede nada que me pueda molestar en el estómago.

En el tren veo poquitos corredores, pero cuando cojo el metro me doy cuenta de lo grande que es esta prueba. Abarrotado de corredores; se notan las ganas de maratón e incluso tengo algún intercambio de impresiones con algunos.

Antes de entrar al guardarropa me encuentro  con Javi que me explica la novedad de este año: toca cambiarse fuera y entrar sólo a dejar la mochila. No me gusta nada esta medida, el año pasado podías cambiarte dentro y estirar relajadamente. Con el día lluvioso y frío me parece un inconveniente.

De camino al punto de encuentro para hacer la foto del club, aparece Óscar, con dorsal rojo! el ti va  a intentar bajar de 3 horas 15 minutos ( y lo consiguió).

Me encuentro con toda la gente del club y nos hacemos la foto. La del año pasado ha ocupado la portada de mi Facebook durante un año y ahora la ocupa esta.

Foto WITL

 

Última meadita de rigor y a calentar un poquito, más que calentar se trata de comprobar que todo está en orden; las bambas no apretan los calcetines no rozan, los geles están bien colocados…

Me dirijo al cajón de salida con Carles y el tiempo de espera se hace eterno, esos minutos hasta que empiezas abajar por María Cristina hasta la línea de salida se hacen eternos pero son muy emocionantes.

Cronometro en marcha y a correr. Este año los objetivos son tres: acabar, no andar y un tiempo de 3 horas y 45 minutos. No parecen objetivos muy ambiciosos pero quiero disfrutar a tope de todos los kilómetros y no pasar el calvario del año pasado. El ritmo a llevar es de 5’20” el kilómetro, un ritmo al que me siento bastante cómodo pero en tantos kilómetros pueden pasar muchas cosas.

Comparto los primeros kilómetros con Carles, cada uno en su línea pero con ritmos parecidos. Los primeros kilómetros salen a un ritmo entre 5 y 5’10 un poco más rápido de lo previsto pero me siento muy cómodo y no quiero obsesionarme con el crono. Justo antes de llegar al campo del FCB adelanto a las liebres de 3horas 45 minutos, esto va bien! Voy por encima del ritmo previsto pero quiero evitar la aglomeración que se forma junto a las liebres.

Kilómetro 10, isotónico, gel y agua. No me pienso saltar ni un avituallamiento, aunque el día no es muy caluroso hay que hidratarse y comer bien ya que voy a perder mucho líquido. Voy dos minutos por encima del tiempo objetivo y lo más importante disfrutando y cómodo.

Kilómetro 20, sin incidencias todo bien, sonriendo y saludando a todos los conocidos que me voy cruzando en Meridiana. Aquí tengo mejores sensaciones que el año pasado; el recorrido es casi el mismo y este año me parece más bonito. Sigo con un ritmo algo por debajo de 5’10 y en este punto voy 3 minutos y medio por debajo del objetivo. Sigo sonriendo y muy cómodo, esto pinta muy bien.

01828

 

Kilómetro 30, la zona de la Diagonal este año me ha encantado,  mucha gente animando, voy 5 minutos por debajo del tiempo objetivo… y no hay muro!!!  Sigo con la sonrisa clavada y alguno me mira con cara de “de que se ríe este gilipollas” Empiezo a ver los primeros corredores andando, enrampados y con caras desencajadas…así estaba yo el año pasado a estas alturas.

La sorpresa llega antes del kilómetro 31, se acaba la batería del cronómetro, así que va a tocar correr por sensaciones. Cuando a uno se acostumbra a controlar el ritmo con estos dispositivos luego cuesta mucho mantenerlo si no los tienes. Me planteo engancharme a alguien que vaya a mi ritmo pero no lo veo claro así que confío en mis piernas para que me lleven a la velocidad que quiero.

Kilómetro 35, para mí este tramo de Diagonal Mar y zona Marbella es el peor del recorrido, coincide con el muro (aunque no existe, son los padres), hay poca gente animando y es muy abierto y expuesto, sigo cómodo, disfrutando pero ya no tan sonriente. Empiezan a doler un poco las piernas pero a nivel aeróbico voy muy bien. En este punto voy 4 minutos por encima del tiempo objetivo, el hecho de no llevar cronómetro y también los kilómetros acumulados me han hecho perder parte del colchón que había conseguido (me doy cuenta de estos datos una vez tengo los resultados).

En el kilómetro 38 para mi sorpresa me adelanta Carles, pensaba que lo llevaba bastante delante. Me pregunta cómo voy y la respuesta es “justet però arribaré” Bajo Via Layetana aprovechando para soltarme un poco, ahora viene la parte dura, la parte donde el cuerpo empieza a flaquear y la mente es la que tiene que trabajar. Noto que bajo el ritmo pero sigo corriendo, prohibido andar!!!

Kilómetro 40, empieza el paralelo, estoy bastante cansado, me meto un gel efecto placebo porque soy consciente  que no hay tiempo que me haga efecto. En este punto voy dos minutos por encima del tiempo objetivo. Al principio del Paral.lel veo a Joan Francesc, mi compañero en muchas batallas este año, y me grita para que me enganche con él, lo intento pero las piernas no dan más que para un trote muy cochinero. Soy consciente que he petado en estos dos últimos kilómetros pero estoy muy cerca ya de la meta y no voy a nadar seguro. En el kilómetro 41 me adelantas las liebres de 3 horas 45 minutos y su horda de seguidores. Esta gente va a 5’20 y me pasan bastante rápido así que debo ir a un ritmo bastante lento.

paralel1

 

Llegada a plaza España y meta, emociones desatadas y muchísima felicidad. Llego un poco apajarado así que a reponer líquidos lo antes posible. Hago algún puchero que otro pero no rompo a llorar como el año pasado, aunque ganas no me faltan viendo a la gente emocionadísima. He tardado 14 minutos y medio en hacer 2 kilómetros y 195 metros, lentísimo!!!

Al final he tardado 3 horas 46 minutos y 18 segundos, se me ha escapado el tercer objetivo por muy poquito pero creo que hecho una buena carrera y me siento muy satisfecho conmigo mismo. He mejorado 13 minutos y medio la marca del año pasado y lo más importante he disfrutado un montón casi todos los kilómetros.

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: