RSS

Trail Sant Esteve 2013

Trail Sant Esteve 2013

Fin de semana de trail running completa; el sábado TrailKids con Gael y domingo Trail Sant Esteve 27 km.

La carrera infantil fue una maravilla, perfecta organización por edades y un recorrido fantástico, como una carrera larga pero condensando en un kilómetro. Tenía todos los ingredientes recogida de dorsal, línea de salida, primeros metros por el pueblo, una bajada, un tramo llano, cruzar el río, una subida y llegada entrando al pueblo. Medalla la llegar y bolsa de regalo. Y todo esto cogiendo la manita de mi pequeño campeón. Cuando hice la inscripción para Gael (6 €) pensé que ya podía ser gratis para los que corríamos la carrera del domingo, pero al acabar la carrera veo que ha valido la pena, cuantas veces me he gastado mucho más en las ferias.

Podría llenar hojas con las sensaciones que tuve en cada frase de Gael; antes de la salida, durante la carrera y al acabarla pero no quiero ser “babosillo”.

Gael en meta !Que cara de satisfacción...y porque no véis la mía!!

Gael en meta !Que cara de satisfacción…y porque no véis la mía!!

El domingo llega la hora de la carrera del padre, para variar me despierto bastante antes de tiempo cosa que me da tiempo para comerme el coco todo lo posible.

Me han hablado muy bien de esta carrera pero todo el mundo coincide en el clásico adjetivo “durilla”. Cuando oyes este eufemismo ya sabes que la que te viene encima no va a ser un paseo por el monte ni mucho menos.

Por otra parte en mi mente hay un objetivo para este año; un ultra nada más ni nada menos, así que el adjetivo “durilla” no me debe asustar.

Por la distancia 27 km y el desnivel positivo acumulado 1.600 m calculo que podré hacerla en unas cuatro horas basándome en la experiencia de la Burriac Xtrem que hice el año pasado en 3 horas 41 minutos, más tiempo sí pero con una lesión de espalda que me duro casi dos meses y no quiero que eso vuelva a pasar.

Haciendo un análisis del perfil esta clarísima la estrategia a seguir, reservar hasta la mitad de la carrera y la segunda mitad fuerte pero dejando reservas para la última rampa del kilómetro 23 que va a ser un suplicio seguro.

Llego al pueblo media hora antes y me encuentro con Oscar (ya lo vi ayer a acompañando a sus hijos a la kids) y a Javier del Club.

Salimos los tres juntos pero sin ningún compromiso (me encantan estos pactos) si coinciden ritmos bien y si no cada uno a lo suyo.

Salimos de bastante atrás, no tiene ninguna importancia porque con lo que viene la carrera pondrá a cada uno en su sitio pero es cierto que los atascos al principio dan un poco de rabia.

Los primeros quilómetros los comparto con Oscar, vamos charlando y a un ritmo cómodo. Me sorprende que vayamos avanzando a bastante gente ¿Quizás me estoy pasando? La verdad es que voy a un ritmo cómodo y no me lo parece. El primer avituallamiento líquido nos lo saltamos ya que los llevamos mochila con sistema de hidratación.

Sobre el quilómetro 7 llega el momento de la separación con Óscar, en una subida se han metido tres o cuatro corredores entre nosotros, miro hacia delante y veo que él está aflojando para esperarme, hago un esfuerzo para unirme a él pero ya veo que lleva otro ritmo así que le digo que tire y haga su carrera.

Me doy cuenta de que he forzado un poco en estos kilómetros y no quiero “petar” así que bajo el ritmo a trote cochinero, me como unas gominolas energéticas GU (bastante buenas), bebo y reemprendo la marcha. A los pocos metros llega la parte con más desnivel de la carrera casi 6 kilómetros de ascenso continuado con 800 metros de desnivel positivo.

Pienso para mis adentros que he hecho muy bien en aflojar, comer y beber antes de este tramo y empiezo a subir con toda la calma del mundo. Oigo comentarios de otros corredores que hablan de unos 50 minutos de ascenso caminando rápido así que habrá que tomarlo con calma.

El ascenso es realmente duro, además del desnivel hay barro, piedras y bastantes puntos en los que te has de ayudar de las manos (esto debe ser a lo que se refiere la gente cuando dice “durilla”).  Al cabo de dos kilómetros viene un descansillo que va de fabula para estirar las piernas y vuelta a subir. Un par de kilómetros bastante duros con la recompensa de un avituallamiento sólido. Bebo isotónicos, como fruta y chuche y vacío la vejiga disfrutando de unas vistas espectaculares. He perdido bastante tiempo con esta parada pero he disfrutado mucho con las vistas y charlando con los voluntarios del avituallamiento ( y con la meadita también).

En este avituallamiento me encuentro con Javier y comentamos sensaciones, salimos del avituallamiento juntos y lo sigo durante un tramo de bajada, cuando encuentro un hueco lo adelanto y bajo a mi ritmo pero sin lanzarme ya que aún quedan un quilometrillo de subida para llegar al punto más alto de la carrera que está a 1.083 metros.

Lllegando a la parte más alta del recorrido

Lllegando a la parte más alta del recorrido

Esta parte del ascenso es más abierto, va por la cresta de la montaña, a diferencia de la anterior que iba por bosque cerrado. Hay menos desnivel y las vistas son espectaculares.

Una vez hecho el punto más alto empiezo a bajar sin descansar, pillo la bajada con muchas ganas y me hago unos cinco quilómetros corriendo bastante rápido y avanzando a mucha gente. Los quilómetros pasan volando y ya estoy en el avituallamiento del quilómetro 16. Aquí vuelvo a hacer una parada larga; me saco las piedras de dentro de las bambas, bebo isotónico, como fruta y me tomo un gel. Cuando estoy arrancando veo que llega Javier al avituallamiento y le doy ánimos.

Tomándome el avituallamiento con calma

Tomándome el avituallamiento con calma

Ahora viene una parte de descenso muy técnico con bajadas de las que te has de ir pillando a los árboles y en ocasiones ir casi sentado y utilizar las manos. El inconveniente es que en estos tramos hay bastantes tapones de gente. Por suerte todos muy civilizados que esperan por turno de llegada al tapón para poder bajar. Los tramos menos técnicos son estrechos y tampoco se puede adelantar (sin molestar ni jugarte la vida) así que este tramo no lo disfruto todo lo que esperaba.

Después de un tramo en que se atraviesa una urbanización y se va alternando llano con ligero descenso llega la última subida. En este caso más corta que las anteriores pero con tramos complicados también, llego al Castillo de Montclús y empieza la última bajada. En seguida veo el cartel de 4 quilómetros para meta; he reservado bien y me veo con fuerzas para correr rápido. Miro el reloj y veo que si apretó podré bajar de 3 horas 30 minutos así que me pongo a tirar fuerte.

Llegando al Catillo

Llegando al Catillo

Pasando por el Catillo

Pasando por el Catillo

Voy adelantando a muchos corredores y veo a bastante gente “clavada” por rampas o simplemente sin fuerzas. En un tramo de asfalto aflojo un poco, es increíble el cambio del terreno y hace reflexionar sobre el montón de quilómetros que llego a hacer sobre terreno duro. Los últimos 500 metros son por un bosquecillo y un puente al final que ya conozco de la trailkids.  Pego un buen esprint y sigo avanzando.

La llegada a meta es espectacular, chocando manos de todo el mundo y con el speaker animando y yo dándolo todo.

Tiempo final 3 horas y 23 minutos.

Conclusión: he corrido de forma inteligente y sobre todo no van a haver secuelas físicas como en la BurriacXtrem que era lo que más me preocupaba. Me veo con fuerzas para el siguiente reto que será el ataque a los 42 km però no me puedo dormir en los laureles y he de seguir metienod volumen en los entrenamientos.

En lo que se refiere a la organización muy buena nota, todo perfecto, se nota que patrocina Asics. Si tuviera que poner algún pero… pues que es un pelín cara 27 € y que podían poner geles en los avituallamientos. El recorrido es genial, tiene de todo y mucho tan solo cambiaría la parte que pasa por la urbanización.

El año que viene repetimos!!!

 

TUGA TRAIL Castellolí

Empieza la temporada de trail!!! Tenía muchas ganas de abandonar el asfalto, estuve a punto de inscribirme en UTBCN en la distancia de 42 km pero al final por diversas causas no me apunté (y creo que tomé una decisión acertada).

Me entero de esta prueba gracias a Gemma que quiere estrenarse en trail. Me cuadra en el calendario y no dudo un momento en inscribirme, al final nos juntamos más de diez personas del club.

Entrega de dorsales, entrada en la “casilla” de salida (un poco rupestre) y después de unos veinte minutos se da la salida.

He estado mirando el perfil y comentando con gente que la hizo en la edición anterior y la estrategia está clara; conservar hasta el kilómetro 12 dónde ya se habrá cubierto el 80% del desnivel y luego a bajar todo lo rápido que se pueda.

Los atascos empiezan pronto y además en un tramo de bajada. Las lluvias de las semanas anteriores han dejado bastante barro y hay que ser prudente.

En el kilometro 3 empiezan las primeras cuestas, casi todas por corriol, bastante técnicas y embarradas. Me lo tomo con tranquilidad hasta el primer avituallamiento; comer, beber, charlar y al lío, ahora viene la parte más exigente de la carrera, sobre todo una subido por un corta fuegos con mucho desnivel y con barro.  Al poco viene un paso por un río crecido que me hace mojarme hasta las rodillas. Hasta ahora había esquivado los charcos pero este era inevitable. Después viene otro avituallamiento y dudo si escurrir los calcetines, no lo hago y acierto porque luego vienen más charcos que ocupan todo el camino. Ultimas cuestas hasta el kilómetro 12 y empieza el descenso.

No son descensos muy técnicos como los que me gustan a mí y la mayoría con poco desnivel, eso hace que sean muy corribles. Me encuentro bien y voy adelantando corredores.

Sobre el kilómetro 17 tengo un percance en una bajada con una corredora que en vez de apartarse se mete en mi trazada, me salgo de la pista y caigo al suelo con el hombre. Doy una voltereta y sigo corriendo.

Una pequeña rampa en el último kilómetro me pone en mi sitio; no voy tan sobrado como creo, así que aflojo un poco, aún así sigo adelantado a corredores.

A 200 metros de la meta una cuesta cortita pero completamente embarrada me pone los gemelos a punto de caramelo. Por suerte después vienen cuatro escaleras y la recta de meta.

Muy contento con la carreara que he hecho, esperaba hacer dos horas y media y he hecho 2:23 pero sobre todo porque he corrido con inteligencia.

Trayecto y organización de 10, regalo de chaleco Tuga chulísimo, avituallamientos correctos (fruta, cola, agua, isotónico, galletas, chocolate y chuches) y a la llegada butifarra, croquetas y cerveza! Y todo esto por 15 €. El año que viene repetimos

 
 

BH 6.2 MONTGAT “La carrera de mi pueblo”

Siempre he renegado un poco de las ferias del corredor, salvo contadas ocasiones; pero cuando ves la plaza de tu pueblo llena de gente recogiendo dorsales y bolsas la cosa cambia.

Curioso encontrarte al vecino, al padre de algún compañero de clase de tu hijo o familiar metido en el mundillo del running tan solo porque es la carrera de su pueblo y les hace ilusión participar.

En mi caso la motivación era doble; por un lado muy ilusionado por participar en una carrera en mi pueblo (la salida y llegada estaba a tres minutos andando de mi casa) y por otro con un objetivo muy ambicioso respecto a la marca que quería hacer.

Llega el día de la carrera y me levanto muy pronto, no he descansado demasiado bien supongo que por los nervios. Hacía tiempo que no estaba nervioso ante una carrera de 10 km.

Quedo con Oscar, con el que he compartido ya algunas salidas y hacemos una calentamiento por los dos primeros kilómetros de la prueba y comprobamos que el calor y el desnivel van a endurecer la carrera. Le comento mi objetivo de sub40, por lo menos voy a intentarlo y si no sale pues no pasa nada.

Nos colocamos en la salida, aquí no hay cajones, el que primero llega, se coloca así que salimos bastante adelante. Aún y así tengo que serpentear bastante hasta colocarme en un grupito que va al ritmo que tengo previsto. Esto implica un primer kilómetro en 3:55 y con una cuesta bastante fuerte incluida. El segundo kilómetro sale también por debajo de 4 minutos pero en los tres siguientes pierdo alrededor de 25 segundos.

La carrera es a dos vueltas y al finalizar la primera ya veo que no voy a lograr mi objetivo ¿Quizás era demasiado ambicioso?¿Quizás he salido demasiado fuerte? Seguramente una combinación de las dos cosas.

Me dejo ir un poco de los kilómetros 6 al 8 donde están las cuestas y en los dos últimos intento vaciarme, incluso meto un sprint de 300 metros al final.

Tiempo final 41:59 segundos, lejos del objetivo pero mejor marca personal hasta la fecha. Muy feliz de tener mi mejor tiempo en “la carrera de mi pueblo”.

Esta carrera me hace poner los pies en el suelo, bajar de 40 minutos va a requerir mucho esfuerzo, no basta con entrenar quince días con mucha intensidad (un mes después de la Maratón de Barcelona).

Respecto a la carrera, bien organizada y avituallamientos correctos, el recorrido un poco aburrido por el hecho de ser dos vueltas y también porque prácticamente eran dos rectas larguísimas de ida y vuelta.

Destacar las pruebas infantiles que se celebraron posteriormente con inscripción gratuita para los niños y con diferentes distancias en función de las edades de los participantes. Aquí participo mi hijo Gael de 5 años y me encanto ver en él los signos que se ven en los runners cuando van a participar en sus primeras carreras: dudas los días previos, nervios el dia de la carrera, calentamiento comentando lo que esperan y satisfacción en la llegada. En el fondo creo que somos unos niños y esto me hace feliz.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 mayo, 2013 en Nuevos objetivos 2013

 

Reflexiones postMaratón Barcelona 2013

Una vez terminado uno de los objetivos principales del año, suele venir un periodo de descanso al que alguna vez se une la desmotivación. Este año no ha sido así y esto me hace muy feliz.

En el más corto plazo el miércoles (tres días después de la maratón) madrugo para salir a trotar un ratito y hacer recuperación activa. Hago los 5 primeros kilómetros a un ritmo suave pero el cuerpo me pide guerra y acabo marcándome un progresivo acabando el último kilómetro a 4’10. Tenía muchas ganas de correr un poco rápido y las piernas han respondido muy bien. Para acabar de rematar el día me uno a mis compañeros que realizan el Test de Cooper en la Marbella. La idea es acompañarlos y “socializar” un poco pero no me exprimirme. Al final me lío y hago el test: 3,10 km en 12 minutos a una media de 3’52”/km.

Este resultado me anima a luchar por un objetivo que siempre he considerado muy ambicioso y que me hace ver como muy cracks a aquellos que lo han conseguido: sub 40 en 10 kms.

Ya tengo lugar y fecha para intentarlo; será el 14 de Abril en Montgat, mi pueblo. Así que toca entrenar fuerte y rápido.

Después de esta carrera se acabo el asfalto, en lo que a competiciones se refiere, por lo menos hasta septiembre/octubre.

Otro objetivo para este año es acabar una maratón de montaña, eso sí, sin ningún objetivo de tiempo. De momento no tengo fecha ni lugar pero la Marató del Montseny tiene muchos números aunque el desnivel positivo acumulado (2.700 m) me da un poco de “vértigo”. Otra candidata es la Sant Llorenç Sa Vall, el año pasado hice la media y me gustó mucho el recorrido, la maratón tiene un desnivel positivo acumulado de 1.968 metros, que tampoco es broma.

Después de casi tres meses “machacando” asfalto me apetece mucho volver al trailrunning, sin obsesiones por los ritmos de carrera, disfrutar de la montaña e intentar mejorar la técnica pero sin prisas.

Conclusión: mucha motivación, objetivos claros y ganas de seguir disfrutando del deporte, espero que me respeten las lesiones y sobretodo que mi estado anímico siga igual que en el momento que estoy escribiendo estas líneas. Happy!!!

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 marzo, 2013 en Nuevos objetivos 2013

 

Maratón de Barcelona 2013

Por fin llega el momento que he estado esperando. Este año no he estado tan nervioso como el anterior, salvo la última semana; tenía ganas de estar en la salida y empezar a correr y así despejar todas las dudas que inevitablemente surgen cuando vas a enfrentarte a la mítica distancia de 42,195 kilómetros. He cumplido más o menos con los entrenamientos, aunque soy consciente de que me ha faltado alguna tirada larga, he hecho dos medias maratones y una tirada de 24 kilómetros.

El sábado hago el entreno de activación; 25 minutos de trote y unas rectas. Parece que todo está en su sitio, no duele nada y las pulsaciones están controladas. Ducha, cena rica en carbohidratos y todo el material preparado.

El domingo me levanto con tiempo y la sorpresa negativa es la climatología, llueve bastante y hace aire. Desayuno lo mismo que siempre, café con leche y galletas y me paso un buen rato en el lavabo, no quiero que quede nada que me pueda molestar en el estómago.

En el tren veo poquitos corredores, pero cuando cojo el metro me doy cuenta de lo grande que es esta prueba. Abarrotado de corredores; se notan las ganas de maratón e incluso tengo algún intercambio de impresiones con algunos.

Antes de entrar al guardarropa me encuentro  con Javi que me explica la novedad de este año: toca cambiarse fuera y entrar sólo a dejar la mochila. No me gusta nada esta medida, el año pasado podías cambiarte dentro y estirar relajadamente. Con el día lluvioso y frío me parece un inconveniente.

De camino al punto de encuentro para hacer la foto del club, aparece Óscar, con dorsal rojo! el ti va  a intentar bajar de 3 horas 15 minutos ( y lo consiguió).

Me encuentro con toda la gente del club y nos hacemos la foto. La del año pasado ha ocupado la portada de mi Facebook durante un año y ahora la ocupa esta.

Foto WITL

 

Última meadita de rigor y a calentar un poquito, más que calentar se trata de comprobar que todo está en orden; las bambas no apretan los calcetines no rozan, los geles están bien colocados…

Me dirijo al cajón de salida con Carles y el tiempo de espera se hace eterno, esos minutos hasta que empiezas abajar por María Cristina hasta la línea de salida se hacen eternos pero son muy emocionantes.

Cronometro en marcha y a correr. Este año los objetivos son tres: acabar, no andar y un tiempo de 3 horas y 45 minutos. No parecen objetivos muy ambiciosos pero quiero disfrutar a tope de todos los kilómetros y no pasar el calvario del año pasado. El ritmo a llevar es de 5’20” el kilómetro, un ritmo al que me siento bastante cómodo pero en tantos kilómetros pueden pasar muchas cosas.

Comparto los primeros kilómetros con Carles, cada uno en su línea pero con ritmos parecidos. Los primeros kilómetros salen a un ritmo entre 5 y 5’10 un poco más rápido de lo previsto pero me siento muy cómodo y no quiero obsesionarme con el crono. Justo antes de llegar al campo del FCB adelanto a las liebres de 3horas 45 minutos, esto va bien! Voy por encima del ritmo previsto pero quiero evitar la aglomeración que se forma junto a las liebres.

Kilómetro 10, isotónico, gel y agua. No me pienso saltar ni un avituallamiento, aunque el día no es muy caluroso hay que hidratarse y comer bien ya que voy a perder mucho líquido. Voy dos minutos por encima del tiempo objetivo y lo más importante disfrutando y cómodo.

Kilómetro 20, sin incidencias todo bien, sonriendo y saludando a todos los conocidos que me voy cruzando en Meridiana. Aquí tengo mejores sensaciones que el año pasado; el recorrido es casi el mismo y este año me parece más bonito. Sigo con un ritmo algo por debajo de 5’10 y en este punto voy 3 minutos y medio por debajo del objetivo. Sigo sonriendo y muy cómodo, esto pinta muy bien.

01828

 

Kilómetro 30, la zona de la Diagonal este año me ha encantado,  mucha gente animando, voy 5 minutos por debajo del tiempo objetivo… y no hay muro!!!  Sigo con la sonrisa clavada y alguno me mira con cara de “de que se ríe este gilipollas” Empiezo a ver los primeros corredores andando, enrampados y con caras desencajadas…así estaba yo el año pasado a estas alturas.

La sorpresa llega antes del kilómetro 31, se acaba la batería del cronómetro, así que va a tocar correr por sensaciones. Cuando a uno se acostumbra a controlar el ritmo con estos dispositivos luego cuesta mucho mantenerlo si no los tienes. Me planteo engancharme a alguien que vaya a mi ritmo pero no lo veo claro así que confío en mis piernas para que me lleven a la velocidad que quiero.

Kilómetro 35, para mí este tramo de Diagonal Mar y zona Marbella es el peor del recorrido, coincide con el muro (aunque no existe, son los padres), hay poca gente animando y es muy abierto y expuesto, sigo cómodo, disfrutando pero ya no tan sonriente. Empiezan a doler un poco las piernas pero a nivel aeróbico voy muy bien. En este punto voy 4 minutos por encima del tiempo objetivo, el hecho de no llevar cronómetro y también los kilómetros acumulados me han hecho perder parte del colchón que había conseguido (me doy cuenta de estos datos una vez tengo los resultados).

En el kilómetro 38 para mi sorpresa me adelanta Carles, pensaba que lo llevaba bastante delante. Me pregunta cómo voy y la respuesta es “justet però arribaré” Bajo Via Layetana aprovechando para soltarme un poco, ahora viene la parte dura, la parte donde el cuerpo empieza a flaquear y la mente es la que tiene que trabajar. Noto que bajo el ritmo pero sigo corriendo, prohibido andar!!!

Kilómetro 40, empieza el paralelo, estoy bastante cansado, me meto un gel efecto placebo porque soy consciente  que no hay tiempo que me haga efecto. En este punto voy dos minutos por encima del tiempo objetivo. Al principio del Paral.lel veo a Joan Francesc, mi compañero en muchas batallas este año, y me grita para que me enganche con él, lo intento pero las piernas no dan más que para un trote muy cochinero. Soy consciente que he petado en estos dos últimos kilómetros pero estoy muy cerca ya de la meta y no voy a nadar seguro. En el kilómetro 41 me adelantas las liebres de 3 horas 45 minutos y su horda de seguidores. Esta gente va a 5’20 y me pasan bastante rápido así que debo ir a un ritmo bastante lento.

paralel1

 

Llegada a plaza España y meta, emociones desatadas y muchísima felicidad. Llego un poco apajarado así que a reponer líquidos lo antes posible. Hago algún puchero que otro pero no rompo a llorar como el año pasado, aunque ganas no me faltan viendo a la gente emocionadísima. He tardado 14 minutos y medio en hacer 2 kilómetros y 195 metros, lentísimo!!!

Al final he tardado 3 horas 46 minutos y 18 segundos, se me ha escapado el tercer objetivo por muy poquito pero creo que hecho una buena carrera y me siento muy satisfecho conmigo mismo. He mejorado 13 minutos y medio la marca del año pasado y lo más importante he disfrutado un montón casi todos los kilómetros.

 
 

Media Maratón de Barcelona

No tenía pensado participar en esta carrera, tenía  muy mal recuerdo del año pasado y quería correr la media de Montornés. Pero me lié con las fechas y me di cuenta el sábado anterior. Aquella noche del sábado tenía planes y no quería deshacerlos así que me dije: Si me levanto voy y corro y si no no pasa nada.

El domingo me levanté justo de tiempo, cuando llegué a la salida ya habían salido unos cuantos corredores así que no me dio tiempo ni a pensarlo; a correr!!!

Iba sin plan, con pocas horas de sueño y resfriado, así que esta iba a ser una tirada larga acompañado de mucha gente y con avituallamientos.

Y así fue; ritmo tranquilo, 4:40 y disfrutar de la ciudad. El recorrido tenía algunos cambios respecto al año pasado y en la zona menos agraciada. La parte del  lateral de la gran vía desde calle Bilbao hasta Rambla Prim y el trozo de ida y vuelta de la parte de Diagona Mar me hizo venir recuerdos de la maratón del año pasado y me sirvió como preparación mental para este año. La parte siguiente por la zona de La Marbella también me trajo recuerdos de la media del año anterior. Pero esta vez no iba tan roto y disfruté bastante.

Finalmente 1 hora 40 minutos, lejos de MMP pero buen entreno para la Maratón 2.013 que será mi próxima crónica.

 

Mitja Marató Granollers 2.013

Me apetece mucho esta carrera, es la primera media de asfalto del año, conozco el recorrido y me he puesto bastante las pilas, así que la idea es una marca de 1hora 35 minutos que sería MMP.

 

Subo en coche desde Barcelona con Gonzalo y Dani y nada más aparcar nos encontramos con más gente de WITL?. En el punto de encuentro somos unos cuantos y hacemos la foto de grupo. También me encuentro con mi prima Lydia que lleva un tiempo dándole al running.

Un poquito de calentamiento y hacia el cajón de salida. Vuelvo a sentir el cosquilleo de la competición. Aunque  esta carrera es preparatoria para la maratón, me la he tomado bastante en serio. El plan es hacer un rtimo de 4:35 hasta el kilómetro 11 y la bajada a 4:25 y el último kilómetro a lo que pueda. Con este plan debería bajar de 1 hora 35 minutos.

La primera parte del plan se cumple clavada llego hasta La Garriga en el tiempo hasta el kilómetro 15 también cumpliendo a 4:22. Pero entonces llega el bajón; unos toboganes que no esperaba me hacen bajar el ritmo y entro en una espiral e pensamientos negativos. Sufro ya tan sólo por mantenerme en carrera, pero me acuerdo del lema de mi amigo Luca “Never Give up” aprieto los dientes y acabo en 1 hora 37 minutos. La cara de la foto de la llegada lo dice todo.

IMG_1118_thumb_e

Esta cursa es una clásica y se nota mucha gente y mucho ambiente tanto de corredores como de animación en todos los pueblos del recorrido. eso si la bolsa del corredor va empeorando año a año.